Translate

sábado, 16 de noviembre de 2013

LOS 4 JINETES... DE LA PAREJA


La pareja: ese lugar cálido y confortable que se puede convertir en frío y hostil si no ponemos atención.

Llevo tiempo queriendo escribir un post sobre la pareja, las señales que nos indican que el final amenaza con su pronta llegada y algunas claves para conseguir que ese fin no llegue nunca.
Y no me ha resultado nada fácil... mucha información, muchas cosas que querer contar pero de una forma simple y ligera, que no sea un tostón para vosotras, personas lectoras.
Hace algún tiempo leí el libro de John Gottman Siete reglas de oro para vivir en pareja... Y es un libro que recomiendo encarecidamente
por su fácil lectura y por los aprendizajes que se pueden obtener de
él. De los estudios que J. Gottman realizó, concluyó que se puede predecir en un 90% de los casos qué pasará con una relación en el plazo de 3 años examinando a una pareja en una conversación de no acuerdo, observando las afirmaciones positivas y negativas que se hacen e indagando en su pasado.
Y en este post, precisamente, trato algunos de los puntos que considero más importantes del ese libro (pero hay muchos más!!!).

La mayoría hemos tenido o tenemos pareja, más o menos estable, con la que hemos compartido momentos muy positivos, emocionantes, divertidos y otros más negativos.... Hemos discutido, nos hemos reconciliado o nos ha quedado un malestar interior después de una gran bronca. Podríamos decir que momentos tensos hemos vivido y viviremos en nuestras parejas mientras tengamos carácter, opinión y respiremos... Pero hay formas y formas de confrontación, y ahí está la clave de la gravedad del asunto.
La gran amenaza en una pareja no son las discusiones. Discutir puede ser muy sano y funcional si se hace de una manera "correcta". Parece paradójico hablar de "discusión correcta", pero no lo es en absoluto. Hablar y exponer aspectos negativos de la pareja, lo que te molesta, lo que te enfada, es algo necesario. Nos "limpia" por dentro y nos permite continuar habiéndonos quitado un peso de encima. Oxigena, libera, nos calma... Da información sobre lo que supone un problema para la pareja, se toma nota, se tiene en cuenta y se continúa tan contentas.

La verdadera amenaza para la pareja son los denominados cuatro jinetes del apocalipsis (ya sólo el nombre acongoja...).
El primer jinete que suele aparecer es la crítica. Podríamos decir que, en principio, la crítica es el jinete menos peligroso y, quizá, el más cotidiano. Puede aparecer como una queja puntual convirtiéndose en algo más global y estable. "Tú siempre...", "tú nunca..." suelen ser sus formas de representarse.
La crítica suele traer consigo de la manita a su amigo el jinete defensividad. La pareja, al sentirse criticada, comienza un contra-ataque que consiste en argumentar lo injusto de la crítica. Se suele iniciar una escalada, convirtiéndose la situación en un "concurso de malos".
Estos 2 jinetes seguro que le resulta familiar a más de una persona... No voy a decir que sean inofensivos, pero digamos que no son los más peligrosos... aunque pueden ser indicativos del comienzo del fin (que fatalista resulto...).
Con la llegada del jinete desprecio a la pareja, el tema ya cambia... Aumenta el conflicto con la aparición de insultos, desprecios, sarcasmos, ojos en blanco, burlas,... La percepción de la pareja cambia y la agresividad gana terreno.
Y para concluir y tocar fondo, aparece el jinete indiferencia. ¿Recordáis ese refrán que dice "no hay mejor desprecio que no hacer aprecio"? Pues aquí os presento el jinete que lo representa a la perfección. Tras llegar al punto cumbre del conflicto, se desencadena una actitud pasiva y evasiva, como si nada de lo que dice la pareja o sucediese en la misma tuviese la menor importancia. Retirarse de la conversación es la elección... y una señal que puede advertir del fin.

Además de reconocer los peligros que pueden acechar a la pareja, Gottman también da alguna clave para disfrutar de una relación de pareja positiva.

En una pareja en la que han aparecido los temidos jinetes del apocalipsis, en concreto la crítica y la defensividad, se pueden observar actitudes y acciones positivas que contrarrestan su acción negativa. El intento de desagravio, de reparación, es un indicativo importante de que la pareja funciona de manera positiva. Pero, en contra de lo que se puede pensar de primeras, no es tan importante qué hace la persona que intenta reparar sino como reacciona la pareja. Por mucho empeño que se ponga en intentar repara, si la otra parte implicada pone un muro y no acepta la mano tendida en son de paz... apaga y vámonos. La pareja se resentirá.
Para que una relación funcione, es importante tomar información y energía en vez de transmitirla. Centrarse en captar lo positivo de la pareja y mantenerse en una actitud receptiva. Por ejemplo, no es tanto preocuparse por estar sexy sino estar interesada en la pareja, receptiva para captar lo positivo. Buscar cosas para apreciar y dar gracias, en vez de focalizar y centrarse en los errores.
Nutrir la amistad, dar pasos para querer y admirar a la pareja mediante una actitud positiva hacia ella, respeto mutuo, aceptar y aprobar al otro miembro de la pareja, perdonar (aceptar el intento de desagravio), calmarse (Ufff!!! Difícil en ocasiones pero, sin duda, necesario), permitir la influencia de la pareja como miembros de un mismo equipo que sois con objetivos y metas comunes, que haya, al menos, 5 interacciones positivas frente a una negativa (por ejemplo, por cada crítica que se haga, 5 halagos... goleada del positivismo al negativismo ;p), dejar algunas cosas en paz, no hay que discutir todo (tomo nota y me lo tatúo en la frente) y, sobre todo, trabajar en una misma ya que somos el 50% del equipo y ser buena pareja sólo está en nuestras manos.

 ¡TOMA CHAPA QUE OS HE SOLTADO!

Pero habrá merecido la pena si os sirve para identificar los malvados cuatro jinetes y evitar decir eso de:

¡¡¡EL APOCALIPSIS VA A LLEGAAAAARRRRR!!!